Como limpiar monedas antiguas sin dañarlas y que no pierdan su valor

Las monedas antiguas son objetos valiosos que deben ser tratados con cuidado. Al limpiar monedas antiguas, es importante hacerlo con delicadeza para evitar dañarlas, maltratarlas o reducir su valor.

Pasos a seguir:

  • Preparación: Antes de iniciar la limpieza, es necesario preparar las monedas. Esto implica eliminar cualquier suciedad o residuo que pueda estar adherido a ellas. Esto se puede lograr utilizando un cepillo suave o un paño húmedo.
  • Limpieza: Para limpiar las monedas, se puede utilizar una solución de agua con jabón suave. Agregar una pequeña cantidad de jabón para platos a un recipiente con agua tibia y mezclar bien. Luego, sumergir las monedas en la solución durante unos minutos.
  • Enjuague: Después de la limpieza, es importante enjuagar las monedas cuidadosamente con agua limpia. Esto eliminará cualquier residuo de jabón o impurezas que puedan quedar en la superficie de las monedas.
  • Secado: Una vez que las monedas estén limpias, es crucial asegurarse de que estén completamente secas. Esto se puede lograr utilizando un paño seco o una toalla de papel.

 

Consejos adicionales:

  • Evitar el uso de productos químicos agresivos para la limpieza de tus monedas, ya que pueden dañar la superficie o reducir su valor.
  • No utilizar cepillos duros o abrasivos  ya que podrían causar daños en su superficie o reducir su valor.
  • No aplicar una presión excesiva al frotar las monedas, ya que esto podría dañar su superficie o reducir su valor.

 

distintas formas de limpiar monedas

 

Cómo limpiar monedas antiguas sin dañarlas y que no pierdan su valor

 

Métodos de limpieza de monedas

  1. Lavado con agua: Lavar las monedas con agua tibia bajo un chorro de agua para eliminar el polvo acumulado. Las monedas de cobre pueden necesitar una limpieza más profunda.
  2. Agua y jabón neutro: Mezclar agua y jabón líquido en un tazón grande y frotar las monedas para eliminar la suciedad. Puedes utilizar un cepillo de cerdas suaves o un trozo de paño.
  3. Vinagre: Remojar las monedas en una mezcla de agua caliente y vinagre durante 15 minutos, luego enjuagar con agua fría y secar con papel de cocina.
  4. Solución de alcohol y sal: Mezclar una taza de alcohol isopropílico y dos cucharadas de sal común en un recipiente y dejar las monedas en remojo durante dos horas a una semana. Luego, enjuagar con agua destilada y secar al aire.
  5. Amoniaco: Mezclar tres partes de agua con una parte de amoniaco para limpiar monedas de níquel.
  6. Bicarbonato y limón: Dejar las monedas en remojo en una mezcla de bicarbonato y limón antes de limpiarlas con un cepillo.
  7. Aceite de oliva: Usar aceite de oliva para limpiar monedas de cobre y bronce de manera segura y delicada.
  8. Goma de borrar: Utilizar una goma de borrar suave para eliminar manchas después del lavado normal.
  9. Cepillos de fibra de vidrio: Utilizar cepillos de fibra de vidrio para eliminar manchas difíciles de quitar.
  10. Acido cítrico: Mezclar agua caliente con una cucharadita de ácido cítrico y dejar las monedas en remojo durante unos minutos. Luego, enjuagar y secar con cuidado.
  11. Pasta de dientes: Aplicar una pequeña cantidad de pasta de dientes no abrasiva en las monedas y frotar suavemente con los dedos o un cepillo de dientes suave. Enjuagar y secar.
  12. Ketchup: Aplicar una fina capa de ketchup sobre las monedas y dejar actuar durante unos minutos. Luego, frotar suavemente con un cepillo de dientes suave y enjuagar.
  13. Agua destilada: Remojar las monedas en agua destilada para eliminar cualquier residuo o impureza sin alterar la pátina natural.
  14. Papel de aluminio y bicarbonato de sodio: Colocar las monedas en una bandeja con papel de aluminio, espolvorear bicarbonato de sodio sobre ellas y verter agua caliente. Esto puede ayudar a eliminar la corrosión. Luego, enjuagar y secar.
  15. Ultrasonido: Usar un limpiador ultrasónico diseñado para limpiar monedas. Este método es efectivo para eliminar suciedad y residuos sin dañar la moneda.
  16. Evitar la limpieza: En algunos casos, la mejor opción es no limpiar en absoluto, especialmente si la moneda tiene un valor histórico o numismático significativo. La limpieza incorrecta puede dañar la pátina y reducir su valor.

 

Limpieza según el material de las monedas

 

Para monedas de plata y oro:

  • Lavado con agua tibia.
  • Agua y jabón neutro.
  • Goma de borrar (para manchas leves).

 

Para monedas de níquel:

  • Amoniaco.
  • Solución de alcohol y sal.
  • Ácido cítrico.

 

Para monedas de cobre y bronce:

  • Bicarbonato y limón.
  • Aceite de oliva.
  • Goma de borrar (para manchas leves).

 

Métodos generales para varios materiales:

  • Vinagre (con precaución, no en monedas de plata o cobre).
  • Cepillos de fibra de vidrio (con precaución).

 

Métodos de precaución:

  • Pasta de dientes (puede utilizarse en varios materiales, pero con precaución).

 

Para monedas de aluminio:

  • Lavado con agua tibia.
  • Agua y jabón neutro.
  • Goma de borrar (para manchas leves).

 

Monedas de euro

  • Lavado con agua tibia: El método más suave y seguro es simplemente lavar las monedas con agua tibia y jabón neutro. Usa un cepillo de cerdas suaves o tus dedos para eliminar suavemente la suciedad. Enjuaga bien con agua limpia y sécalas con cuidado.
  • Paño suave y seco: Puedes usar un paño suave y seco para eliminar el polvo y las huellas dactilares de las monedas. Frota con suavidad para evitar arañazos.
  • Evitar productos químicos agresivos: Evita el uso de productos químicos fuertes, como ácidos, amoníaco o productos de limpieza abrasivos, ya que pueden dañar la superficie de las monedas y reducir su valor.
  • No pulir: No intentes pulir las monedas de euro, ya que esto puede dañar su pátina y disminuir su valor.

Lavado sencillo con agua

Para preservar su valor y evitar dañarlas, se recomienda un método de limpieza sencillo utilizando agua. Este proceso implica lavar las monedas en agua tibia, idealmente debajo de un chorro de agua tibia. La presión del agua ayudará a eliminar el polvo acumulado en las monedas. Se sugiere mantener las monedas bajo el chorro de agua durante aproximadamente dos minutos.

Es importante tener en cuenta que algunas monedas son más difíciles de limpiar, especialmente las de cobre, como la peseta. Las pesetas antiguas tienden a ser más susceptibles a los efectos del entorno, en comparación con las monedas de níquel o plata. Por lo tanto, es esencial llevar a cabo una limpieza más profunda en estos casos para mantener su estado y preservar su valor.

 

Agua y jabón neutro

como limpiar monedas antiguas

Un método eficaz y seguro para la limpieza de monedas es utilizar una solución de agua con jabón líquido. Asegúrate de que el jabón sea neutro para evitar posibles daños a las monedas.

Sigue estos pasos:

  1. Mezcla agua tibia y jabón líquido en un tazón grande. Asegúrate de que la solución esté bien equilibrada.
  2. Coloca las monedas en la solución jabonosa y déjalas remojar. Puedes frotar suavemente con los dedos para eliminar la suciedad presente en las monedas.
  3. Si las monedas están muy sucias, puedes dejarlas en remojo en la solución jabonosa durante un tiempo adicional. La ventaja de utilizar jabón líquido es que no contiene ácidos que puedan dañar las monedas ni deteriorarlas.
  4. En el caso de monedas de plata, oro, cobre o bronce muy sucias, es recomendable restregarlas con un cepillo de cerdas suaves o un trozo de paño. Es importante realizar esta acción mientras la moneda está sumergida en el agua, ya que esto ayudará a eliminar la suciedad sin rayar la superficie.
  5. Después de limpiar las monedas, sécalas cuidadosamente con una toalla. Colócalas separadamente en la toalla y déjalas en un lugar seco para garantizar que se sequen por completo. Nunca almacenes las monedas cuando estén húmedas, ya que esto puede acelerar el proceso de oxidación y dañarlas.

 

Vinagre para limpiar monedas oxidadas

El vinagre es una opción efectiva para la conservación, limpieza y cuidado de monedas antiguas que puedan estar oxidadas o sucias. Aquí te explicamos los pasos para limpiar tus monedas con vinagre:

  1. Abre el grifo con agua fría y coloca las monedas debajo del chorro de agua a presión para eliminar los restos superficiales.
  2. Prepara una mezcla de agua caliente y vinagre en un recipiente adecuado.
  3. Sumerge las monedas en la solución de agua caliente y vinagre, y déjalas reposar durante aproximadamente 15 minutos.
  4. Luego, vuelve a enjuagar las monedas debajo del chorro de agua fría para eliminar cualquier residuo de vinagre.
  5. Finalmente, seca las monedas cuidadosamente utilizando papel de cocina u otro material absorbente.

Este método con vinagre puede ser efectivo para eliminar el óxido y la suciedad de las monedas antiguas, pero es importante llevar a cabo el proceso con cuidado para no dañar las monedas en el proceso de limpieza.

 

Solución para su remojo, alcohol y sal

limpieza de monedas antiguas

 

Otra opción para limpiar tus monedas antiguas, especialmente si están muy sucias o enterradas, es utilizar una solución de alcohol isopropílico y sal. Estos productos químicos son abrasivos y ácidos, lo que los hace efectivos para eliminar la acumulación de tierra y suciedad. Aquí te indicamos cómo llevar a cabo este proceso de limpieza:

  1. Prepara una solución mezclando una taza de alcohol isopropílico con dos cucharadas de sal común en un recipiente hondo.
  2. Sumerge las monedas en esta solución y déjalas en remojo. El tiempo de remojo dependerá del grado de suciedad de las monedas, pero puede variar desde dos horas hasta una semana.
  3. Después del tiempo de remojo, enjuaga las monedas cuidadosamente bajo el grifo con agua destilada. Esto eliminará por completo los productos químicos de la solución, evitando cualquier deterioro posterior.
  4. Para secar las monedas, sécalas ligeramente con una toalla suave. Luego, colócalas separadas en un lugar con buena ventilación para que se sequen al aire. Es importante esperar unos minutos antes de darles la vuelta para que se sequen por ambos lados.
  5. Evita apilar muchas monedas sobre la toalla, ya que podrían quedar húmedas y dañarse con el tiempo. También es fundamental evitar exponerlas a altas temperaturas, ya que esto puede afectar la pátina de las monedas y provocar su deterioro. No se recomienda utilizar aire caliente para secarlas.
  6. Si notas que después del secado aún tienen restos de algodón o polvo, puedes soplar suavemente sobre ellas para eliminar estos residuos. Sin embargo, no es aconsejable utilizar una secadora de cabello, ya que podría dañar las monedas.

Amoniaco

Una disolución de amoniaco y agua es una buena opción para la limpieza de las monedas de niquel. La proporción correcta será tres partes de agua por cada parte de amoniaco.

  1. Preparación: Mezcla tres partes de agua con una parte de amoniaco en un recipiente adecuado. Asegúrate de utilizar guantes y trabajar en un área bien ventilada, ya que el amoniaco puede ser fuerte.
  2. Sumerge las monedas: Coloca las monedas de níquel en la solución preparada y déjalas sumergidas durante unos minutos. Esto permitirá que el amoniaco y el agua aflojen la suciedad y las impurezas en las monedas.
  3. Frotar suavemente: Si las monedas están muy sucias, puedes frotarlas suavemente con un cepillo de cerdas suaves o tus dedos mientras están sumergidas en la solución. Esto ayudará a eliminar la suciedad incrustada.
  4. Enjuague: Después de la limpieza, enjuaga las monedas cuidadosamente con agua corriente para eliminar cualquier residuo de la solución de amoniaco y agua. Asegúrate de que no queden restos químicos en las monedas.
  5. Secado: Seque las monedas con cuidado utilizando una toalla o papel de cocina. Asegúrate de que estén completamente secas antes de guardarlas o exhibirlas.
  6. Almacenamiento adecuado: Una vez que las monedas estén limpias y secas, guárdalas en un lugar seguro y protegido para evitar que vuelvan a ensuciarse o dañarse.

Recuerda que este método es especialmente adecuado para monedas de níquel, y es importante seguir las proporciones y precauciones adecuadas al trabajar con amoniaco.

Con bicarbonato

El bicarbonato de sodio es un agente limpiador eficaz para monedas. Aquí te presento los pasos para limpiar monedas utilizando bicarbonato y limón:

  1. Preparación de la solución: Mezcla bicarbonato de sodio con unas gotas de jugo de limón en un recipiente. La cantidad exacta de bicarbonato y limón dependerá de la cantidad de monedas y la cantidad de suciedad presente.
  2. Sumerge las monedas: Coloca las monedas en la solución de bicarbonato y limón, asegurándote de que estén completamente cubiertas. Deja que las monedas se empapen en la solución durante unos minutos.
  3. Cepillado suave: Utiliza un cepillo de cerdas suaves, como un cepillo de dientes suave, para frotar suavemente las monedas. Esto ayudará a eliminar la suciedad y las impurezas de la superficie de las monedas. Ten cuidado de no frotar con demasiada fuerza para evitar posibles arañazos.
  4. Enjuague: Lava las monedas cuidadosamente con agua tibia para eliminar cualquier residuo de la solución de bicarbonato y limón.
  5. Secado: Sécalas con cuidado utilizando una toalla o papel de cocina. Asegúrate de que estén completamente secas antes de guardarlas o exhibirlas.
  6. Almacenamiento adecuado: Una vez que las monedas estén limpias y secas, guárdalas en un lugar seguro y protegido para evitar que vuelvan a ensuciarse o dañarse.

 

Este método con bicarbonato y limón es suave y eficaz para limpiar, pero es importante llevar a cabo el proceso con cuidado para no dañar las monedas en el proceso de limpieza.

 

Con aceite de oliva

El aceite de oliva, conocido por sus propiedades nutritivas, también es una excelente opción para el cuidado de tus monedas de cobre y bronce en tu colección. Es un método eficaz y seguro, ya que trata estos materiales con delicadeza para evitar cualquier daño. Aquí te muestro cómo utilizarlo:

  1. Preparación: Vierte una pequeña cantidad de aceite de oliva en un recipiente limpio y seco.
  2. Aplicación: Sumerge un paño suave o un trozo de algodón en el aceite de oliva, asegurándote de que esté ligeramente empapado pero no goteando.
  3. Limpieza suave: Frote suavemente la superficie de las monedas de cobre o bronce con el paño o algodón impregnado de aceite de oliva. Esto ayudará a eliminar la suciedad y a realzar el brillo de las monedas.
  4. Secado: Después de limpiar cada moneda, asegúrate de que estén completamente secas. Puedes usar un paño seco y limpio para eliminar cualquier exceso de aceite.
  5. Almacenamiento adecuado: Una vez que las monedas estén limpias y secas, guárdalas en un lugar seguro y protegido para evitar que vuelvan a ensuciarse o dañarse.

Este método es suave y seguro para limpiar y mantener el brillo de tus monedas de cobre y bronce, sin dañar su superficie.

 

Con una goma de borrar

las gomas de borrar suaves pueden ser útiles para eliminar manchas o residuos persistentes en las monedas después del proceso de limpieza. Aquí te explico cómo usar una goma de borrar de forma segura:

  1. Selección de la goma de borrar: Asegúrate de elegir una goma de borrar suave y de alta calidad que se encuentre en buen estado. Las gomas de borrar en mal estado pueden dejar residuos en las monedas.
  2. Moneda seca: Asegúrate de que la moneda esté completamente seca antes de usar la goma de borrar. La humedad puede afectar la eficacia de la goma y la moneda.
  3. Frotado suave: Con mucho cuidado, utiliza la goma de borrar suave para frotar suavemente la zona de la moneda que tenga manchas o residuos. Hazlo con movimientos suaves y circulares.
  4. Control visual: Realiza un seguimiento visual de la limpieza mientras trabajas. Detente tan pronto como veas que la mancha se ha eliminado. No apliques demasiada presión para evitar dañar la moneda.
  5. Limpieza final: Después de eliminar la mancha con la goma de borrar, asegúrate de limpiar cualquier residuo de goma que pueda haber quedado en la moneda. Puedes hacerlo con un paño suave y limpio.
  6. Almacenamiento adecuado: Una vez que hayas terminado la limpieza, guarda la moneda en un lugar seguro y protegido para evitar que se ensucie o dañe nuevamente.

Es importante tener en cuenta que este método se utiliza principalmente para eliminar manchas específicas y no se recomienda como un proceso de limpieza general. Además, debe realizarse con precaución para evitar dañar la moneda.

 

Cepillos de fibra de vidrio

Un buen cepillo puede ser una herramienta útil para obtener un acabado de limpieza impecable en tus monedas. Aquí te presento cómo utilizar cepillos de fibra de vidrio o similares para eliminar rastros persistentes:

  1. Selección del cepillo: Elige un cepillo de fibra de vidrio o un cepillo similar que tenga cerdas suaves y flexibles. Evita cepillos duros o abrasivos que puedan dañar la superficie de las monedas.
  2. Moneda seca: Asegúrate de que la moneda esté completamente seca antes de usar el cepillo. La humedad puede afectar la eficacia del cepillado y la moneda.
  3. Frotado suave: Con mucho cuidado, utiliza el cepillo para frotar suavemente la zona de la moneda que tenga rastros o manchas persistentes. Realiza movimientos suaves y circulares.
  4. Control visual: Realiza un seguimiento visual de la limpieza mientras trabajas. Detente tan pronto como veas que la mancha o rastro se ha eliminado. No apliques demasiada presión para evitar dañar la moneda.
  5. Limpieza final: Después de eliminar la mancha o rastro con el cepillo, asegúrate de limpiar cualquier residuo de fibras que pueda haber quedado en la moneda. Puedes hacerlo con un paño suave y limpio.
  6. Almacenamiento adecuado: Una vez que hayas terminado la limpieza, guarda la moneda en un lugar seguro y protegido para evitar que se ensucie o dañe nuevamente.

Es importante utilizar el cepillo con precaución y solo en áreas específicas donde sea necesario eliminar manchas o rastros. No se recomienda como un proceso de limpieza general y debe realizarse con cuidado para evitar dañar la moneda.

 

Ácido Cítrico

El ácido cítrico es otra opción que puedes considerar para limpiar tus monedas, especialmente si tienes monedas que requieren una limpieza más profunda. Aquí te indico cómo usar el ácido cítrico de manera segura:

  1. Preparación de la solución: En un recipiente, mezcla agua caliente con aproximadamente una cucharadita de ácido cítrico. Asegúrate de que el ácido cítrico esté completamente disuelto en el agua.
  2. Remojo de las monedas: Sumerge las monedas en la solución de ácido cítrico durante unos minutos. El tiempo de remojo puede variar dependiendo de la cantidad de suciedad o corrosión en las monedas, pero generalmente unos minutos son suficientes.
  3. Enjuague cuidadoso: Después del remojo, enjuaga las monedas a fondo con agua limpia para eliminar cualquier residuo de ácido cítrico que pueda quedar en la superficie de las monedas.
  4. Secado delicado: Seca las monedas con cuidado utilizando un paño suave y limpio. Asegúrate de que estén completamente secas antes de guardarlas.
  5. Almacenamiento adecuado: Una vez que las monedas estén limpias y secas, guárdalas en un lugar seguro y protegido para evitar que se ensucien o dañen nuevamente.

El ácido cítrico es un agente de limpieza suave y seguro que puede ayudar a eliminar la suciedad y la corrosión de las monedas. Sin embargo, debes ser cauteloso y no dejar las monedas en remojo durante demasiado tiempo, ya que el ácido cítrico puede ser corrosivo si se usa en exceso. Siempre realiza la limpieza con precaución y supervisa el proceso de cerca.

 

La pasta de dientes

La pasta de dientes es otra opción que puedes utilizar para limpiar tus monedas, especialmente si tienes monedas que requieren una limpieza suave. Aquí te indico cómo usar la pasta de dientes de manera segura:

  1. Selección de la pasta de dientes: Asegúrate de elegir una pasta de dientes no abrasiva y sin partículas de pulido. Las pastas de dientes blancas y sin aditivos suelen ser las más adecuadas.
  2. Aplicación de la pasta de dientes: Aplica una pequeña cantidad de pasta de dientes en las áreas de las monedas que necesitan limpieza. Puedes hacerlo con los dedos o con un cepillo de dientes suave.
  3. Frotado suave: Utiliza movimientos suaves y circulares para frotar la pasta de dientes sobre las monedas. No apliques demasiada presión para evitar dañar la superficie de las monedas.
  4. Enjuague cuidadoso: Después de frotar las monedas con la pasta de dientes, enjuaga las monedas a fondo con agua limpia para eliminar cualquier residuo de pasta de dientes que pueda quedar en la superficie.
  5. Secado delicado: Seca las monedas con cuidado utilizando un paño suave y limpio. Asegúrate de que estén completamente secas antes de guardarlas.
  6. Almacenamiento adecuado: Una vez que las monedas estén limpias y secas, guárdalas en un lugar seguro y protegido para evitar que se ensucien o dañen nuevamente.

La pasta de dientes puede ser efectiva para eliminar la suciedad y las manchas superficiales de las monedas. Sin embargo, es importante utilizar una pasta de dientes suave y evitar el uso de pastas abrasivas que puedan dañar la moneda. Además, siempre realiza la limpieza con cuidado y supervisa el proceso de cerca.

 

Evitar la limpieza

La limpieza no siempre es la mejor opción, y en algunos casos, es preferible evitarla por completo. Esto es particularmente cierto cuando se trata de monedas que tienen un alto valor histórico o numismático, ya que una limpieza incorrecta puede dañar la pátina y reducir su valor en el mercado. Aquí hay algunas consideraciones importantes:

  • Valor numismático: Si tienes una moneda que es rara o tiene un alto valor numismático, es fundamental consultar a un experto en numismática antes de intentar limpiarla. El experto podrá evaluar si la limpieza es necesaria o si sería mejor dejar la moneda en su estado original.
  • Pátina: La pátina es una capa superficial que se forma en la superficie de las monedas antiguas con el tiempo. Esta pátina puede ser parte de la historia y el encanto de la moneda. La limpieza puede eliminar la pátina y afectar negativamente su apariencia y valor.
  • Potencial de daño: La limpieza incorrecta, incluso con métodos suaves, puede causar daños irreparables a las monedas antiguas. Los productos químicos y los abrasivos pueden rayar la superficie y reducir su valor.
  • Profesionalismo: Si decides limpiar una moneda valiosa, siempre es mejor buscar la ayuda de un profesional que tenga experiencia en la limpieza y conservación de monedas antiguas. Ellos podrán llevar a cabo el proceso de manera segura y preservar el valor de la moneda.

 

Como conservar una moneda y mejorar su estado de conservación

limpiar monedas de euro de colección

Es necesario considerar que aquellas expuestas a varios agentes externos pueden ayudar a aumentar su valor. Sin embargo, es importante que tomes en cuenta algunos consejos que te permitan mantener en buen estado cada una de tus monedas más viejas y antiguas.

Puedes aplicarle un poco de vaselina con un hisopo a cada una de tus monedas, luego usar un trapo de microfibra y limpiar toda la moneda. En este caso la vaselina se encargará de recoger toda la tierra sin dañarlas.

Otro truco es remojar estas monedas en acetona por unos 5 segundos. Después debes enjuagar cada moneda con agua destilada, así eliminas todos los residuos de la acetona. Si  la moneda queda con un poco de acetona es posible que la moneda tome un color marrón.

Gracias a que la acetona es un solvente no ácido, puedes lavar tus monedas sin ningún problema. No afectará su exposición con la acetona por no ser un producto inflamable.

Es importante que siempre las sujetes por sus bordes,  ya que si lo tomas por su cara o sello, con el paso del tiempo los aceites que se desprende de los dedos pueden ocasionarles algún tipo de daño. Recuerda usar una toalla suave cada vez que limpies tus monedas, esto evita un daño superior al causado por el tiempo.

La limpieza es muy importante para la conservación. Sin embargo hay otras acciones adicionales que podemos realizar para aumentar la vida, y estado de nuestras monedas.

Sigue estos consejos para conservar tus monedas:

  • El lugar donde guardas tus piezas de colección es su principal elemento de protección. Ya sea un cajón, un álbum de colección, fundas u otros. Es importante guardar en algún lugar tu colección para evitar el contacto con el polvo, oxidación y otros.  Puedes comprarlo en una tienda especializada o bien en una papelería cualquiera.
  • El rincón de tu hogar donde deposites tu colección debe estar seco y sin humedad. Las humedad es un pésimo aliado del estado de las monedas debido al metal con que están hechas.

 

Es conveniente la limpieza de monedas antiguas?

En general, no te conviene limpiarlas regularmente. Parte de su valor y belleza reside en que no son nuevas sino que tienen mucha antigüedad.

Los coleccionistas se preocupan bastante de que esté muy bien presentadas, en estuches o cajas, para una mejor tasación y vender las monedas al mejor precio. Así al momento de venderlas o subastarlas, presentarán la mejor apariencia y por tanto mayor valor.

No se preocupan tanto en limpiar su colección de monedas ya que podrían perder valor. Especialmente si tienen pátina, una capa fina de óxido verde por humedad, NO debes limpiarlas nunca porqué perderán esta característica valiosa.

Sin embargo si están muy oxidadas y quieres mejorar su aspecto lo puedes hacer, eso si, te recomiendo que lo hagas con mucho cuidado. Cualquier daño adicional hará perder mucho de su atractivo.

 

Por qué debería limpiar una moneda?

Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores. Al limpiar una monedas se le garantiza mayor durabilidad. Además durante el proceso se pueden eliminar las bacterias, tierra (si estaban enterradas)  polvo que puedan ocasionar una oxidación acelerada. También si estaban enterradas estarán sucias.

Es por ello que todos los coleccionistas conocen cada uno de los procesos de limpieza y mantenimiento de todas las piezas de su colección. De esta manera ganarán años de vida y su valor puede aumentar con el paso de los años, por lo bien cuidadas que están.

El cuidado y la limpieza adecuada de las monedas pueden contribuir a su durabilidad y preservación a lo largo del tiempo. Aquí hay algunas razones adicionales por las cuales los coleccionistas se preocupan por el mantenimiento y la limpieza de sus monedas:

  • Prevención de daños a largo plazo: La acumulación de suciedad, tierra y otros contaminantes en las monedas puede causar daños a largo plazo, como oxidación o corrosión. La limpieza adecuada puede ayudar a prevenir estos problemas y preservar la calidad de las monedas.
  • Conservación de la apariencia original: La limpieza adecuada puede restaurar la apariencia original de una moneda, lo que es especialmente importante si se planea exhibir o vender la moneda en el futuro.
  • Eliminación de bacterias y contaminantes: En algunos casos, las monedas pueden estar expuestas a bacterias u otros contaminantes que pueden dañarlas con el tiempo. La limpieza adecuada puede eliminar estos riesgos.
  • Mejora del valor de la colección: Las monedas que se mantienen en buen estado tienden a tener un mayor valor en el mercado de coleccionistas. Por lo tanto, el mantenimiento adecuado puede aumentar el valor de una colección con el tiempo.
  • Orgullo del coleccionista: Los coleccionistas a menudo sienten un gran orgullo por sus piezas y quieren mantenerlas en las mejores condiciones posibles. La limpieza y el mantenimiento son parte de ese cuidado y respeto por las monedas.

limpiar monedas