Loading...

Las monedas antiguas romanas

Áureo de Alejandro Severo

Es importante conocer que la moneda romana deriva de la griega. Se estima que su origen fue en el año 265 a.C. Sin embargo, antes que comenzaran a circular las monedas antiguas romanas, se comercializaba con lingotes irregulares de bronce llamados Aes rude o infectum. Al poco tiempo apareció otra especie de moneda de nombre Aes Signatum.

El tema de las monedas antiguas romanas y todo lo que ello implica resulta interesante; pero además importante, especialmente para los tasadores de monedas. La Antigua Roma estuvo dividida en tres dominios, y en cada uno de ellos existieron monedas completamente diferentes.

Esto obliga mucho más a tener un conocimiento claro acerca de las diversas monedas que existieron en la Antigua Roma. Pero además por haber sido uno de los países con mayor cantidad de cambios radicales y significativos que llevaron a la destrucción completa de Occidente y Oriente.

Monedas de la República

Se debe empezar con las monedas de la República. Esta época está comprendida entre 211 y 27 antes de Cristo. Cada una de sus monedas representa una parte importante de la historia, entre ellas se pueden mencionar:

Denario romano

  • Denario: es la moneda de la Antigua Roma que pasó a ser moneda oficial del sistema monetario romano. Contaba con un peso de 4 gramos y tenía un tamaño de unos 18 milímetros. Estaba elaborada en plata. Cuando ocurría un cambio en el peso o diámetro de la moneda, se marcaba con una X la moneda, generalmente estos cambios ocurrían por mandato de un emperador.
    Sestercio romano
  • Sestercio: era simbolizada con “LLX”. Al principio era fabricada en plata, pero pasó a ser fabricada en bronce durante la época del imperio romano. Su equivalencia era de dos ases y medio.
    dupondio romano
  • Dupondio: esta moneda era equivalente a un quinto de denario y dos ases. Para diferenciarla se marcaba con una corona radiada en la cabeza del emperador. Se dejó de fabricar durante el siglo tercero después de Cristo. Era fabricada en bronce.
    As romano
  • As: primera moneda de Roma sin marcas por su antigüedad, ya que para la época se podía identificar con los rostros de los máximos mandatarios. Su fabricación se realizaba en bronce.
    Semis romano
  • Semis: también es una de las monedas más antigua de Roma. Contaba con las mismas características de la anterior. Se vio afectada por la reforma monetaria que se realizó durante el mandato de César Augusto, dejando de circular en el siglo III.
    Triens romano
  • Triens, Quadrans y Quincunx: estas son monedas que contaban con un valor muy bajo, en comparación al valor del denario.

Otras monedas de la Antigua Roma

Vale mencionar ahora las monedas presentes durante el gobierno de Augusto:

aureo romano

  • Áureo: esta es la primera moneda en circular durante el mandato del primer emperador romano. Su valor era equivalente a 25 denarios de plata, por lo que resultaba más alto. El áureo se encontraba fabricada en oro.
    quinario romano
  • Quinarios y repetición de monedas romanas: estas monedas son las versiones del áureo y argénteo. La primera valía la mitad de un áureo y la segunda era la cincuentava parte.

Durante la época del edicto monetario de Diobleciano (301-305), existieron otras monedas:

  • Sólido bizantino: esta moneda sustituyo al áureo y era fabricada en oro. Entró en circulación en el mandato del emperador romano Constantino I el Grande, contaba con un peso de 5 gramos y un diámetro de 20 milímetros.
    solido bizantino romano
  • Argénteo: era una moneda de plata que circulaba durante el Imperio Romano.
    argenteo romano

Por último están las monedas correspondientes a la época de la decadencia imperial (año 337-476):

  • Sólido y nummus: estas dos monedas se mantuvieron como las monedas más fuerte y más floja de la historia respctivamente.
    nummus romano
  • Miliarense: esta es una moneda de plata que perteneció al Bajo Imperio Romano. Su peso podría variar entre 4 a 6 gramos y contaba con un tamaño de unos 23 milímetros de diámetro. Su creación se realizó bajo el mandato de Constantino el Grande.
    miliarense romano
  • Siliqua: esta era una de las monedas romanas que contaba con un poco valor comercial. Se trataba de una moneda pequeña.
    siliqua romano
  • Follis: era una de las monedas romanas y bizantinas. Se fabricaba en bronce y su tamaño rondaba unos 25 milímetros. Durante el tiempo que estuvo en circulación era una moneda que podría diferenciarse por su tamaño, ya que era la más grande de todas las monedas en circulación para la época.
    follis romano

Estas son algunas de las monedas romanas que se encontraban en circulación para la época. Actualmente muchas de estas monedas se encuentra en la mano de los coleccionistas y cada una alcanza un valor muy particular. En todo caso, tal valor dependerá del tasador que la tenga en su poder.

Las subastas de monedas antiguas romanas

subasta de monedas antiguas

Sabemos que el precio de las monedas antiguas depende de varios factores. Sin embargo, en las subastas siempre se tasan a un precio bastante bajo para iniciar. Su dueño final es el participante que más puje durante la subasta.

Las monedas romanas son las que pueden generar grandes ganancias a las subastas. Esto se debe a la importante cantidad de coleccionistas de monedas que existen, listos para ofertar y obtener tal antigüedad. Mientras más antiguas, más valor obtienen.

Para poder ingresar a las subastas es importante que las monedas pasen por un proceso de revisión. Durante todo este proceso se revisa que la moneda cumpla con una serie de requisitos. Así la casa que realice la subasta asegura que es una de las monedas antiguas. Además tal proceso de revisión fijará el precio inicial de la subasta.

Las monedas antiguas de Roma que cuentan con un alto valor inicial son las acuñadas durante el gobierno del emperador Augusto. En una subasta, su precio inicial puede ser de unos 3.000 euros. Mientas, el áureo de Tiberio puede comenzar a subastarse a partir de unos 4.000 euros.

Por otra parte, cuando las monedas antiguas están elaboradas en bronce, pueden contar con un precio inicial de unos 1.000 o 1.400 euros. Aquellas monedas consideradas más extrañas pueden tener un precio de salida de unos 2.500 euros.

Como se puede observar los precios suelen variar para cada una de las monedas antiguas. Sin embargo, las subastas son excelente opciones para venderlas, ya que el margen de ganancia suele ser grande y positivo.